Se abren exposiciones pictóricas de un nuevo movimiento internacional llamado Ideorrealismo, exportados desde la Bretaña.

El empaquetamiento de Colosio

Logo de EL IMPARCIAL Sergio ZARAGOZA SICRE

Hermosillo
09/12/2000
La ciudad de Hermosillo ha estado de gala cultural, terminamos el año con gratas manifestaciones y presentaciones artísticas, a principios de noviembre nos visitó el cronista de la vida mexicana, Carlos Monsiváis, a mediados dialogamos intensamente sobre grabados con el pintor José Luis Cuevas, a finales de mes tuvimos la grata presentación de la Orquesta Sinfónica de Veracruz la cual dirigió el excelso maestro De la Fuente y traía como solista a un violinista de tan sólo 9 años, un chiquillo diría Fox.

Por otros lados a principios de este mes se abren exposiciones pictóricas de un nuevo movimiento internacional llamado Ideorrealismo, a cargo de Ivo Jacquier y Yannig Guillevic, exportados desde la Bretaña Francesa, tenemos también la visita de la exposición del cineasta Gabriel Figueroa, y para cerrar con broche de oro en estos días se dio un empaquetamiento artístico.

Este último hecho, llevado a cabo por la artista Marisela Moreno ha causado una inusitada polémica ya que ella podría ser sancionada por la Dirección de Mantenimiento Urbano del Municipio por no haber tramitado permiso para su manifestación artística. En sí la ley no debiera de violarse, pero de ver dan ganas, todavía hoy podemos ver propaganda política de Roberto Madrazo, Labastida, López Portillo, Enrique Salgado y hasta de nuestro actual presidente municipal panista Pancho Búrquez y esa propaganda lejos de ser arte es una vil contaminación visual y ecológica.

La sorpresa del empaquetamiento de Colosio es más grata cuando vemos que la corriente que engloba este tipo de manifestación artística se remontan hasta los años veinte y llegaron hasta su máxima expresión en los sesenta cuando las espectaculares coberturas de Jeanne-Claude de Guillebon y Christo Javacheff impresionaron a propios y extraños, imagínese usted un kilómetro de costa rocosa marina cubierto de tela, o al puente Pont Neuf en París, o al Reichstag de Berlín.

Para muchos el empaquetamiento será una simplada y no será considerado arte, para otros causará polémica, lo importante es que por lo menos se causa una reacción, y eso es parte de la manifestación artística. En lo personal creo que el mensaje se ha dado política y artísticamente, lo cual en sí es lo principal.

Ahora sólo espero que Marisela, que nos ha presentado su manifestación viva y ha causado roncha entre la población y los burócratas, nos engalane con otras manifestaciones de su arte, tal vez un yucateco moribundo por la pudrición texana en el bulevar Rodríguez no se vería nada mal y daría un argumento ecológico, tan válido como el argumento político que causó el empaquetamiento de Colosio.

Tal vez el empaquetar todos los esqueletos de negocios que flanquean dicho céntrico bulevar, esqueletos causados por empresarios ricos que empobrecieron y quebraron buenos negocios, esto nos daría un argumento en contra de los falsos capitales y capitalistas.

Mejor sería empaquetar el monumental reloj erigido con el dinero del pueblo en épocas de crisis por el ex presidente municipal Gastón González, lo cual nos daría un argumento contra la corrupción y las absurdas administraciones municipales.

También para que la multa valga la pena, la artista nos haría un gran favor al manifestarse empaquetando todas las calles de la ciudad, éstas se verían mejor, en sí nos daría un argumento de manifestación en contra de promesas políticas incumplidas por nuestro actual presidente municipal Pancho Búrquez.

Ojalá que al causarse la multa a esta artista no nos vuelva a achacar aquella frase que muy atinadamente escribió Vasconcelos para la huasteca Potosina y no para Sonora: Donde comienza la carne asada termina la cultura.

Esperamos el sano juicio de los directivos del Municipio, así también esperamos que la artista se manifieste de nuevo.

¡Enhorabuena por Sonora que despierta de su letargo cultural!